Amor y otras perversiones con Olympia Villagrán #Podcast

Síndrome de Tinderella

El síndrome de Tinderella:

la razón por la que nunca concretas una relación

POR OLYMPIA VILLAGRÁN

Las decepciones que todos los días se llevan decenas de mujeres inteligentes, hermosas y admirables a partir del desencanto en línea no son una coincidencia. Tener varios pretendientes con los que conversan a través de varias redes sociales y no concretar nada con ninguno no es mala suerte, sino parte del síndrome de Tinderella. Este curioso y desconocido fenómeno lleva ese nombre para hacer mención a la aplicación predilecta de las solteras en búsqueda de su próximo compañero de vida: Tinder.

La aplicación para ligar lanzada en el 2012 es la herramienta geo social con la que muchas han logrado múltiples citas, pero la parte negativa de esta sencilla, accesible e inmediata forma de hacer match con alguien más, es precisamente la facilidad con la que ambas partes logran encontrar a su “pareja perfecta” a través de un perfil de características adornadas y algunas fotografías retocadas.

 

Coquetear con uno o varios chicos por medio de las redes sociales o apps para ligar no garantiza el comienzo de una relación exitosa. Al contrario, hacer uso constante o desmedido de estas herramientas digitales sólo confirma el pavor que una mujer le tiene a conocer a una persona de manera real y, por lo tanto, comprueba su miedo a comprometerse e involucrar sentimientos más allá de un gadget. Así lo aseguraron Jenny Stallard y Emma Kenny, psicólogas y columnistas.

 

¿Cómo saber si padeces el síndrome de Tinderella?

 

-Te desenvuelves a la perfección a través de las palabras en un mensaje, sabes perfectamente qué contestar y qué no para enamorar al otro a través de las letras. Sin embargo, cuando asistes a una reunión o sales a cualquier lugar te es difícil conocer y aproximarte a un extraño. El contacto directo (cara a cara) te estresa y atemoriza.

 

 

 

-El interés que un chico te despierta se convierte rápidamente en una obsesión (lo único que te importa es cuántos segundos tarda en responderte todo lo que le envías). Después de algunos días tu interés va disminuyendo, lo que te causaba emoción al principio se vuelve tedioso después y entonces decides buscar una nueva conquista en línea.

 

 

 

-Cuando logras concretar un encuentro con alguno de tus ligues por Internet no sabes cómo manejar la ansiedad. Tus inseguridades comienzan a resurgir y al final –la mayoría de las veces– decides cancelar el plan con cualquier pretexto.

 

 

-Una vez que logras salir con alguna de tus citas te es imposible desenvolverte igual que lo haces a través de cualquier aplicación. Piensas que no te ves tan bien como en tu foto de perfil, crees que no eres graciosa como sueles serlo en tus mensajes y aseguras que él ha perdido todo el interés en ti (sea o no sea verdad).

 

 

 

Después de todo, detrás de una pantalla podemos ser lo que deseemos…

sin importar si se trata de una farsa. 

 

 

 

¿Quieres escuchar más sobre este tema? No te pierdas el Podcast del programa en Tendencias con Pei Garza: