Relajación en familia

RELAJACIÓN EN FAMILIA

RECOMENDACIONES DE LA DOCTORA DESCANSO ® DE COLCHONES CARREIRO

La relajación debería considerarse nuestro estado natural, al aportarnos un profundo descanso, al mismo tiempo que nos ayuda a equilibrar el metabolismo, el ritmo cardiaco y la respiración.

La relajación nos libera de posibles tensiones, ya sean musculares o psicológicas que se van acumulando con el paso del tiempo, y qué mejor que convertirla en un hábito en familia. Que los niños aprendan a relajarse es una forma agradable de inculcarles hábitos de vida saludable.

La práctica constante de la relajación en niños aporta muchos beneficios, como son: aumento de autoconfianza, mejora de la memoria, concentración y calidad del aprendizaje, disminuye el estrés muscular y mental, canaliza energías, mejora la calidad del sueño, mejora la circulación sanguínea, disminuye la ansiedad, en niños que padecen asma puede prevenir las crisis o disminuirlas, en general, produce bienestar global.

Por lo mismo recomiendo comenzar hoy mismo con estos 10 pasos:

  1. Busca un lugar cómodo, con poca luz y sonido en un momento en el que estén seguros de que nadie los va a interrumpir.
  2. Si el ejercicio es por la mañana, realícenlo sentados, si es por la noche antes de dormir pueden hacerlo acostados. 
  3. Puedes apoyarte de música especial para liberar el estrés: música de relajación a un volumen bajo.
  4. Es importante realizarlo despacio, si te diriges a tu pequeño hazlo con voz lenta, en volumen suave. Recuerda, si tu hijo abre los ojos invítale a cerrarlos nuevamente.
  5. Respiren 3 veces despacio y profundo. La respiración adecuada debe realizarse inhalando el aire mientras inflan el abdomen y exhalar despacio. La respiración debe llegar hasta el abdomen, lo cual lleva a un estado de mayor relajación.
  6. Pídele a tu hijo que cierre sus ojos despacio. No te preocupes, los abrirá, se moverá, te preguntará si ya terminas. Recuerda siempre que el tiempo de relajación al principio es de pocos minutos, no más de 5, pero con el tiempo podrá hacerlo aún por periodos más largos. Todo depende de la edad de tu pequeño y del nivel de estrés y tensión que muestre.
  7. Se trata en esta etapa de jugar con su imaginación a la vez que trabaja su cuerpo. La cuestión es incluir elementos imaginativos y sencillos que el niño tenga muy identificados y que pueda imitar con movimientos con su propio cuerpo. Los movimientos deben ser lentos y calmados, de lo contrario estaríamos activando al niño. Como ejemplos:
  • Imagina que tienes un limón en tu mano izquierda. Ahora trata de exprimirlo, trata de exprimirle todo el jugo. Siente la tensión en tu mano y brazo mientras lo estás exprimiendo. Ahora déjalo caer. Fíjate cómo están ahora tus músculos cuando están relajados. Coge ahora otro limón y trata de exprimirlo. Exprímelo más fuerte de lo que lo hiciste con el primero; muy bien. Ahora tira el limón y relájate. Fíjate qué bien se sienten tu mano y tu brazo cuando están relajados. Una vez más, toma el limón en tu mano izquierda y exprímele todo el zumo, no dejes ni una sola gota, exprímelo fuerte. Ahora relájate y deja caer el limón. (Repetir el mismo procedimiento con la mano y el brazo derechos).
  • Utilizar un peluche para ayudarnos: podemos explicarle que es el papá o la mamá del peluche y que lo quiere mucho, mucho, que tiene que abrazarlo muy muy fuerte. De esta manera creamos una tensión muscular que tendremos que relajar poco a poco pidiéndole que lo vaya soltando. Además, estaremos creando una asociación interesante entre el niño y el peluche, que pasará a ser un elemento relajante más.
  1. Así, usando la imaginación, poco a poco y lentamente, indícale que suelte y relaje cada parte de su cuerpo empezando desde los pies o cabeza, como desees. Recuerda que tu voz le ayudará a emprender el viaje por su cuerpo.
  2. Al finalizar, pídele que haga un breve repaso por su cuerpo y se asegure de estar en completa relajación, mientras inhala y exhala despacio y profundo.
  3. Que no se levante de golpe… primero que se estire, abra los ojos, bostece, sonría… Y recíbelo en su conciencia con un gran abrazo.

 

Recuerda que deben ser constantes e incluir este hábito en su día a día. Verás que te pedirá repetirlo.

Para finalizar, recuerdo que pueden seguirme como Doctora Descanso ® a cualquiera de mis redes sociales o ingresando a mi blog http://colchonescarreiro.com/doctora-descanso-blog/

Psic. Alicia Domínguez de Pedro

Dra. Descanso ®

 

Que sueñen con los angelitos®

Si se perdieron el programa, aquí pueden escuchar el podcast:

Notas relacionadas:

Etiquetas: , , ,