NAVIDAD SIN REVENTAR

¡Ya empezaron las reuniones navideñas Trendlover! Con eso de que “para que no se vuelvan locas las agendas de todos las últimas semanas de diciembre”, todo mundo decide que “de una vez la reunión de los de la prepa” y que “de una vez la de las amigas del gym…” La cosa es que, queramos o no, estamos atrapados en las redes de los pastelitos, chocolatitos, romeritos, alcoholitos y cuanta cosa se transforme en extra kilitos.

Por supuesto, amargarse no es la opción, pero llegar al 31 de diciembre sin poder cerrar el cierre del pantalón y después comenzar el año castigando al cuerpo con dietas y menjurgues milagrosos, tampoco está padre. Así que de una vez pongámonos límites Trendlover. Espero que les sirvan mis tips para llegar a fin de año con pocas consecuencias para la báscula:

 

1. ¡Elegir, elegir, elegir!

Este será tu mantra toda la temporada. No se trata de elegir siempre lo sano, pero sí elegir lo más rico de entre todas las delicias que se nos presentan. Recuerda: no todo vale la pena el gramo extra. Así que si tienes ante tus ojos varios postres, no te sirvas como gringo en bufet de VTP, elige sólo aquel que te hará más feliz entre todas las opciones. Lo mismo aplica para el resto del día: ¿Tienes una cena, pero desayunarás y comerás en casa o en la oficina? Ok, entonces elige comer sanamente y con pocas calorías en la mañana y en la tarde y reserva los antojos hasta tu cena. No tienes que limitarte, sólo tienes que saber elegir.

 

2. Hidrátate

Sí, Trendlover, el primer mandamiento del buen comer aplica también aquí: ¡toma agua! Y toma más aún. Hay tres razones: la primera, y más importante, es que el agua te ayudará a metabolizar mejor todos los azúcares y grasas que te estás empacando, esto es, ayuda a que cada nutriente se utilice para las funciones del cuerpo que lo necesite. La segunda razón es que manteniéndote hidratado evitarás que tu cuerpo se inflame y la ropa te quede mejor; aunque no es por eso que puedes pensar que “¡entonces todavía te cabe!”. La tercera razón es porque al tomar constantemente agua, no sentirás tanta ansiedad por comer, y seguramente las porciones que comerás serán más pequeñas que si tuvieras el estómago totalmente vacío.

 

3. Proteínas y verduras

Como lo mencioné en el primer punto, si sólo tienes un compromiso, come sanamente el resto del día, y te recomiendo que las comidas normales que hagas sean de proteínas y verduras, así reservarás las grasas y los carbohidratos para tu evento. ¿Cómo traducir esto? Omelette de claras y verduras por la mañana, carne asada y ensalada y/o verduras al vapor por la tarde, todo acompañado de agua natural; no refrescos, no aguas con azúcar. Recuerda: reserva los pecados para tu reunión.

 

4. No mezcles carbohidratos, ni proteínas

Mientras más cosas mezcles, más difícil resultará digerirlas y metabolizarlas. No mezclar carbohidratos significa que si comerás un platillo con arroz, ya no comas pan o tortilla, o ya no te sirvas pasta. Sólo elige uno: o pan, o tortilla, o arroz, o pasta… Por lo que sobra decirte que una guajolota está totalmente prohibida! Lamento decirte que el alcohol también es un carbohidrato, así que si quieres tomar vino, cerveza o cualquier bebida alcohólica, te recomiendo que disminuyas la cantidad de carbohidratos en la comida para que puedas beber sin tanta culpa. Nada más, para que entiendas lo que significa: una rebanada de pan de caja equivale a una copa de vino; si te tomarás cuatro copitas, sería como haberte zampado dos sandwiches…
En cuanto a las proteínas, sucede lo mismo, no es que engorden tanto como los carbohidratos, pero sí resultará difícil para tu cuerpo metabolizar dos proteínas juntas, entonces una pechuga Cordon Bleu tiene tres tipos de proteínas (pollo, jamón y queso), ¡es demasiado! Cualquier platillo gratinado también es muy complejo. Si en tu reunión puedes servirte lo que deseas comer, entonces evita servirte pollo y res y quesos y pavo el mismo día. Y si ves alguna guarnición poco calórica, como verduras salteadas, trata de servirte una porción generosa de guarnición para que sea lo que más comas.

 

 

5. ¿Alcohol? Derecho y sin mezclar

Ya lo vimos en el punto anterior: el alcohol es un carbohidrato, y si mezclas diferentes tipos, juntos son dinamita. Por eso, evita los cocteles y mezclar alcohol con refrescos, incluso si son light. Tómate los drinks derechos, o bien, con agua mineral: un Whisky-soda es buenísimo y tiene menos calorías que un Martini o que una cuba, y ya ni hablar de un coctel más coqueto.
Lo único que sí se vale mezclar, y te lo recomiendo mucho, es agua natural, pues si por cada copa de alcohol, tienes a un lado un vaso de agua, esto hará que consumas menos alcohol y, de paso, guardes también la compostura (cosa muy práctica en las reuniones laborales!)